Columnas de Opinión Socios

ASSA ABLOY: Auditoria de Sustentabilidad

Por: Rodrigo Seguel, gerente de operaciones de ASSA ABLOY Chile Group.

Hace siete años, recibí la instrucción, del Headquarter de mi empresa, de auditar a nuestros principales proveedores. Este control, es el que llamamos en ASSA ABLOY Auditoria de Sustentabilidad y cubre tres tópicos fundamentales: El derecho de los trabajadores, la salud y seguridad y el respeto del medio ambiente.

Comenzamos a preparar la auditoria y enviamos el programa a nuestros principales proveedores. La mayoría de ellos, accedieron de inmediato a recibirnos para efectuar la evaluación. Sin embargo, uno de los proveedores críticos de nuestras líneas de productos nos dijo “no podemos recibirlos, porque su plan de auditoria es muy exigente”.

Como la auditoria era requisito para seguir la relación con nuestros proveedores, no pudimos seguir haciendo negocios con ellos y tuvimos que buscar otra alternativa, la cual era un 15% más cara, pero que si cumplía con nuestro código de sustentabilidad.

Esta alza no pudo ser traspasada a nuestros clientes y significó, literalmente, un 15% menos de rentabilidad. Pensé en la cantidad de pequeños y grandes sacrificios que las personas y empresas tendremos que hacer para que la sustentabilidad medioambiental pase de ser un slogan a una realidad concreta.

Reutilizar, reciclar y reducir nuestro consumo, son acciones que impactarán nuestra manera de vivir. También, impactará en los costos de las empresas. ¿Se expandirá en el mercado la valoración de los productos originados de procesos más sustentables? ¿Los clientes tenderán a preferir marcas que se preocupen por su impacto en el medio ambiente?, ¿Aunque esto conlleve un mayor costo?

Creo que sin sacrificios no obtendremos éxito. Para disminuir nuestra huella de carbono, tendremos que asumir menor crecimiento en algunos mercados y mayores costos de producción y servicios. La conservación de nuestros recursos naturales y la reducción del CO2 no se producirán mágicamente.

Sabemos que lograrlo no es una tarea individual, es un desafío colectivo que comienza con nuestra convicción y decisión de ser responsables con el medio ambiente. E involucra, también, a nuestros proveedores, quienes tienen que llevar a cabo sus actividades en base a la sustentabilidad como un valor ineludible.

Comparte esta noticia